TRATAMIENTO DEL BRUXISMO CON TOXINA BOTULÍNICA

El bruxismo es una parafunción que se caracteriza por la contracción de los músculos de la masticación cuando no estamos masticando. Esta contracción, no necesaria, se produce cuando estamos durmiendo, trabajando, conduciendo etc.  Y produce una contractura de los mismos que da lugar a una inflamación crónica conocida como síndrome miofascial.

Si quieres ver como se hace el procedimiento pincha aquí.

El tratamiento del síndrome miofascial es multidisciplinar, participando el dentista confeccionando una férula de descarga, el ortodoncista mejorando el engranaje dentario (oclusión) el fisioterapeuta relajando la musculatura masticatoria con distintas técnicas, y el cirujano maxilofacial mediante la armonización de una deformidad dentofacial (cirugía ortognática) o mediante la infiltración de toxina botulínica en los músculos masticatorios.

La toxina botulínica tiene como principio activo la Neurotoxina  tipo A producida por la bacteria clostridium botulimun. Esta toxina bloquea la placa motora impidiendo que el impulso nervioso active la contracción muscular, por lo que su uso disminuye la contracción muscular de aquel músculo donde es inyectada.

Al inyectarla en los músculos maseteros se produce una relajación de los mismos en los próximos 5-7 días después de la inyección lo cual disminuye de manera rápida la inflamación crónica por el síndrome miofascial mejorando significativamente el dolor mandibular, facial y cervical.

Los músculos masticatorios trabajan de manera sinérgica con la musculatura cervical en un intento de mantener la postura cervical durante la masticación.

Es por ello que los pacientes que son bruxistas también padecen contracturas y dolores cervicales.

Así pues el tratamiento con toxina botulínica de los maseteros producirá secundariamente una relajación de la musculatura cervical y una mejora del dolor cervical.

La experiencia nos demuestra que los pacientes también mejoran de los dolores de cabeza crónicos al ser tratados con toxina botulínica.

Producto utilizado
Tiempo de tratamiento: 15 min
Producto utilizado
Sesiones necesarias: Normalmente son necesarias sesiones cada 6 meses durante 2-3 años ya que después de este tiempo los paciente suelen abandonar esta parafunción. Los artículos científicos han demostrado que después de varios tratamientos de toxina en los maseteros el músculo masticador se “reeduca” haciendo que el paciente abandone poco a poco el hábito del bruxismo. También se ha demostrado que si se realiza este tratamiento en los pacientes jóvenes que empiezan a ser bruxistas se puede cortar el círculo del bruxismo ya que el músculo se “reeduca” y el paciente abandonaría el bruxismo a una pronta edad impidiendo los efectos deletéreos del mismo sobre los dientes, articulación temporomandibular, musculatura y vértebras cervicales.
Producto utilizado
Cómo se realiza el tratamiento: Previa desinfección de la piel y aplicación de anestesia tópica, se aplican 50 Unidades internacionales de toxina botulínica en cada músculo masetero mediante una única punción indolora a cada lado de la mejilla.
Producto utilizado
Duración en tiempo del efecto del tratamiento: Dura entre 4-6 meses
Producto utilizado
A tener en cuenta: Los pacientes que son bruxistas suelen tener una hipertrofia de maseteros haciendo que la cara sea muy cuadrada y los ángulos mandibulares muy marcados. El tratamiento produce una atrofia del músculo que crea un afinamiento de la cara y da un aspecto más femenino y menos agresivo.
Precio
Precio: 685€

Tratamientos relacionados

BABY BOTOX
HIPERHIDROSIS AXILAR Y PALMAR CON TOXINA BOTULÍNICA
TOXINA BOTULÍNICA